El Barça ató la victoria en el Camp Nou sufriendo, como se esperaba tras la noche romana. Coutinho ayudó a aclarar el panorama con dos fogonazos de calidad, deshaciendo el buen trabajo del Valencia hasta el 2-0. Los...

Un Barcelona de record

Un Barcelona de record

El Barça ató la victoria en el Camp Nou sufriendo, como se esperaba tras la noche romana. Coutinho ayudó a aclarar el panorama con dos fogonazos de calidad, deshaciendo el buen trabajo del Valencia hasta el 2-0. Los apuros finales vinieron más por la imprudencia de Dembélé al cometer un penalti de infantil que por la fe visitante.

Las grandes costaladas europeas no suelen curarse de la noche a la mañana. Y menos si el siguiente rival está bien armado con argumentos para hacer daño.El Barcelona se marchó al descanso con ventaja y con dudas, tras un buen gol en un chispazo de Coutinho y Luis Suárez.

La conexión del Mersey funcionó en un pestañeo, desmarque entre centrales y pase con el exterior, para hacer la vida más fácil al Camp Nou. Valverde recurrió en la alineación a Paulinho para auxiliar a Busquets, en ausencia de Rakitic. Tampoco sirvió para conquistar el centro del campo, gobernado por Parejo y Kondogbia (pese a su justa y tempranera tarjeta).

Pero donde hurgó el Valencia fue en la banda izquierda, con Guedes y Gayá ganando duelos una vez y otra. El portugués estrenó los guantes de Ter Stegen -buena parada a mano cambiada- a los cuatro minutos, anunciando lo que se avecinaba.Es Guedes un tipo de jugador esencial en un equipo grande.

Tiene regate, pase y disparo de calidad a media distancia.Aprovechó que en su costado estaba volcado Coutinho para apoyarse en su lateral y amargar el inicio de partido a Sergi Roberto.El historial de Marcelino con el Barcelona está virgen de victorias. Asunto poco explicable con partidos como el de Mestalla o el de ayer. Ni un gramo de suerte. Ni siquiera cuando el contrario comete un error grueso, como un pase erróneo de Ter Stegen.

El resultado fue el remate a bocajarro de Rodrigo, desde el borde del área chica, y la respuesta, el paradón antológico del alemán, una mano gigante que sacó la bola sobre la madera.El trabajo extra convirtió en protagonistas a los centrales del Barça. Piqué erró en un despeje y brindó una asistencia a Rodrigo. Tiró y blocó bien colocado Ter Stegen. Umtiti tapó otro remate venenoso de Rodrigo, poco antes del descanso. Esos fueron los protagonistas del lance clave en el arranque del segundo acto. Resbaló Umtiti, se fue Mina, cedió a Rodrigo, solo, que cruzó ante Ter Stegen y Piqué sacó bajo palos. Parecía evidente que el Valencia merecía el empate.

Y, como suele ocurrir, llegó el 2-0, tres minutos después. Córner de Coutinho y cabezazo de Umtiti, en el primer palo. Sencillo y demoledor.El 2-0 quitó el tapón al Barça, que ofreció el mejor juego de las últimas semanas. También sintió el golpe el Valencia, que perdió el balón y sufrió como nunca. Se activó Messi, que pudo marcar en una volea espectacular. O Iniesta, en una media chilena espectacular y bien tapada por Neto. Siempre con Alba como mejor opción de ataque.Los cambios de Marcelino parecieron más dirigidos a ahorrar energía.

Se fueron Guedes, tocado, y Mina, los más activos en ataque. En cambio, Dembélé tardó mucho en aparecer, y cuando lo hizo fue por Coutinho. El duelo parecía cerrado, pero el francés lo animó al entrar a Gayá como un búfalo en el lateral del área. Penalti.

Parejo lo tiró flojo y centrado, pero Ter Stegen, que cayó sobre la bola, no pudo atajarla.El 2-1 metió picante y mostró el estado azulgrana. Sufrió para cerrar el triunfo y atar el récord de partidos como invicto (39). Tiene trabajo Valverde para recuperar la mejor versión de su Barça.