A la hora de estar informados, los lectores apuestan a los medios de noticias que consideran fiables y tienden a descreer de la información que circula por las redes sociales. El dato surge de una investigación,...

Por las noticias falsas, crece la desconfianza en las redes sociales

Por las noticias falsas, crece la desconfianza en las redes sociales

A la hora de estar informados, los lectores apuestan a los medios de noticias que consideran fiables y tienden a descreer de la información que circula por las redes sociales.

El dato surge de una investigación, realizada por la consultora Censuswide y Teads, en la que se entrevistaron a 6 mil usuarios de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, España, Alemania, Italia, México y Brasil.

Los consumidores encuestados leen las noticias entre 1 y 5 veces al día. Y los medios más populares para estar informados son los sitios web de noticias, en primer lugar (33%) y la televisión (31%), en segundo lugar.

A su vez, los portales online de medios reconocidos son los que generan mayor grado de atención y confianza en los usuarios.

Las noticias se consumen en todos los dispositivos aunque los que tienen mayor protagonismo son los móviles. En México, por ejemplo, el 76% de los usuarios son más proclives a informarse a través del celular; en tanto que en Brasil, tiene prioridad la computadora portátil o de escritorio.

Las ciberguerras de la desinformación

La difusión de fake news de toda índole fue un tema central en los últimos tiempos. En medio de las elecciones presidenciales de Brasil, por ejemplo, se registró una gran cantidad de noticias falsas en las redes sociales, impulsadas por simpatizantes de los dos candidatos: Bolsonaro y Haddad.

A esto se suma, la reciente viralización de una noticia falsa por parte del régimen de Nicolás Maduro. En este caso, se falsificó una nota de Infobae en la que supuestamente el líder opositor Julio Borges había amenazado un preso político para que se suicidara. Y esto se hizo difundiendo en las redes sociales una imagen trucada de un artículo que jamás se publicó

Estos son dos ejemplos de una ola de fake news que se han esparcido, principalmente, a través de las redes sociales. Estas plataformas se convirtieron en objeto de manipulación de diferentes actores. Es el espacio donde se están llevando a cabo las nuevas ciberguerras de la (des)información.

Y a pesar de las diferentes campañas que estos sitios llevaron a cabo para combatir estas campañas, el problema persiste: según un informe elaborado por Knight Foundation, el 89% de las cuentas de Twitter que difundieron noticias falsas durante las presidenciales de EEUU siguen activas y publican más de un millón de tuits por día.

Las consecuencias

Esta manipulación de la información hizo que más del 75% de los usuarios estén más predispuestos a buscar información en fuentes de noticias en las que confían. Es que, en gran parte las redes sociales son vistas como sensacionalistas, según el informe.

Sólo el 11% de los usuarios confía en lo que lee en las redes sociales, sea contenido o anuncios. En general, los consumidores creen que las noticias publicadas en esas plataformas son sensacionalistas (28%) y falsas (26%), mientras que las publicaciones de noticias de los medios tradicionales de comunicación son consideradas informativas (35%) y precisas (22%).

Qué se debe hacer

La difusión de noticias falsas afectan, en última instancia, al ejercicio de la libertad y la democracia. De ahí que sea tan importante propiciar el consumo responsable y crítico de lo que se lee.

En este sentido, es importante evitar compartir información que llega por diferentes plataformas sin antes corroborar, a través de medios fiables, que el dato sea cierto. "A veces, se tiende a viralizar sin reparar, sin cuestionar, sin investigar la procedencia y la fuente", analizó Roxana Morduchowicz, autora de Ruidos en la web, en una entrevista con Infobae, en julio de este año.

Elegir medios que se consideran fiables, buscar más de una fuente, dudar y chequear son los tres pilares básicos del consumo responsable de la información.